Un sospechoso fugado y un conductor de Uber imputado: qué se sabe del atropello mortal a una joven en Madrid

El pasado sábado día 20, a las dos de la madrugada, una joven de 20 años falleció tras ser arrollada en el paseo de Juan XXIII, en la zona universitaria de la capital. El vehículo se dio a la fuga y tan solo un portero de una finca cercana se acercó a ayudar a la joven.

El hombre inició la maniobras de reanimación hasta que llegaron los sanitarios de Samur-Protección Civil, quienes continuaron con las maniobras durante 30 minutos. La joven había sufrido múltiples traumatismo y se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Finalmente los sanitarios no pudieron reanimarla y confirmaron el fallecimiento. Un psicólogo tuvo que asistir a un familiar que se encontraba con la víctima.

15 horas más tarde es detenido el dueño del vehículo

La Policía Municipal de Madrid logró localizar el coche implicado en el atropello y detener a su dueño gracias a la colaboración ciudadana. El coche fue localizado sobre las 16:30 horas del sábado y más tarde se detuvo al dueño en el distrito de Puente de Vallecas.

En redes sociales se había descrito el vehículo como un “turismo huido, con la luna fracturada y considerables daños en parte delantera, tipo Citroën C 2 de color negro”. Un trabajador de los servicios municipales de limpieza informó de que por la mañana había detectado un vehículo de esas características en la calle Ronda Sur de Puente de Vallecas. El dueño no se encontraba en su domicilio, pero fue localizado y detenido un poco más tarde.

El vehículo fue encontrado con lo que parecía sangre en el capó y la parte izquierda abollada y el faro y el cristal del conductor roto, tapado con cartones y toallas. El joven, de 19 años, no tenía el seguro en vigor.

Continúa la investigación, ya que el propietario no conducía el vehículo

El domingo se conoce que la Policía Municipal sigue buscando al responsable del atropello, después de comprobar que el dueño del vehículo, ya detenido, no iba conduciendo en en ese momento. También ese día trascienden más datos: la joven, estudiante de medicina y originaria de Canarias, fue atropellada tras bajar de un vehículo VTC.

Dos días más tarde, el pasado martes, la Policía Municipal de Madrid anunció la búsqueda de un joven de origen rumano, de 20 años y con “muchos antecedentes penales”, identificado como el responsable del atropello. En sus antecedentes constan episodios de robo con fuerza, hurtos, atentado a la autoridad y también detenciones por conducir borracho, algo que se considera posible que ocurriese también el día del atropello. También tenía pendiente una orden de entrada en prisión en los próximos días.

La Policía ha investigado su domicilio y el de familiares y amigos por si le estuviesen dando cobijo. Descartan que se haya marchado a su país de origen por la rapidez con la que comenzaron las investigaciones cerca de su propio domicilio.

Imputado el conductor de Uber

Este miércoles, el periodista de Espejo Público Nacho Abad, ha detallado que, aparte de buscar a los ocupantes del vehículo el día del atropello, la Policía Municipal ha imputado también a un conductor de la plataforma Uber.

El conductor, que había llevado a la joven hasta el paseo de Juan XXIII, había negado haber visto nada de lo acontecido esa madrugada. Sin embargo, los investigadores ahora tendrían pruebas que situarían al conductor de Uber en el lugar de los hechos en el momento en que ocurrieron.

La policía municipal ha imputado al conductor por omisión del deber de socorro. Si se comprobase que la joven hubiese muerto por falta de asistencia, y se pudiese haber evitado la muerte, el conductor podría tener responsabilidades penales.

Enlace de origen : Un sospechoso fugado y un conductor de Uber imputado: qué se sabe del atropello mortal a una joven en Madrid