OPINIÓN | Un paso más para la certeza de las pensiones, por MERCÉ PEREA

Este lunes el Congreso de los Diputados dio un paso más en la reforma de las pensiones al aprobar en comisión el dictamen del Proyecto de Ley que garantiza el poder adquisitivo de las pensiones. Muchos son los retos que se nos presentan cuando hablamos de pensiones, pero hay un reto que subyace con fuerza. Y es la credibilidad en el sistema de pensiones. ¿Cobraremos pensiones dignas y suficientes? Esa pregunta es recurrente en la ciudadanía. Hoy la reforma de las pensiones ha dado un paso para generar certidumbre a la ciudadanía. A los pensionistas, pero también a los jóvenes, que se sentirán reconocidos en ella.

Hemos de asegurar que las generaciones futuras tengan las mismas oportunidades que han tenido y tienen las que nos han precedido, y asegurar un sistema de protección social sólido. Para ello, tan importante es adoptar medidas que lo hagan sostenible económicamente y socialmente, como que seamos capaces de generar confianza en él.

En cuanto a la sostenibilidad, siempre ha sido una de las preocupaciones de los y las socialistas. El hecho de que durante el gobierno socialista de Zapatero las cuentas estuvieran equilibradas, a pesar de 3 años de dura crisis financiera, y el fondo de reserva se encontrara en su cantidad histórica máxima, 67.000 millones, son hechos incontestables.

Otra prueba es la batalla que los y las socialistas hemos librado desde 2012 por las reformas del mercado laboral y nuestro esfuerzo por proteger el sistema mientras el PP lo estaba debilitando. Hemos denunciado reiteradamente que la situación de inestabilidad financiera del sistema de Seguridad Social era una estrategia ideológica del Partido Popular para generar desconfianza y empujar a la ciudadanía, ante el temor a no tener pensiones en el futuro, a contratar un seguro privado.

Fijaos. A pesar de la reforma del PP de 2013, que según Rajoy era “la panacea” que garantizaría la estabilidad de presente y de futuro, en 2017 acabamos con un déficit de más de 17.000 millones y con el Fondo de Reserva descapitalizado. Solo quedaban 5.000 millones.

Se constató que, además, esta reforma avocaba a un recorte de las pensiones del 30% al 40% en 20 años. La respuesta es clara y contundente. La guerra psicológica contra las pensiones que llevó a cabo el PP mientras gobernó fue cuestionando la sostenibilidad del sistema hasta día de hoy.

No añado aquí, por no alargar este artículo, todas las declaraciones de los diferentes miembros de aquel Gobierno cuestionando las pensiones de futuro. Solo un ejemplo, el anuncio por Rajoy de una ley privada de pensiones en enero de 2018. Esto es un cuestionamiento en toda regla de la viabilidad del sistema de pensiones. Solo el PP se atreve a cuestionar algo tan importante para las personas como son las pensiones. Casado ha sido explícito cuando ha afirmado que recuperará la reforma a pesar de saber que es nociva para todos y todas.

Y hay una razón lógica para ello. ¿Saben de qué hablamos cuando nos referimos a las pensiones en términos presupuestarios? Las pensiones son un 37% del total de los Presupuestos. Si el sistema público entrara en fallida sería una pieza muy golosa para intereses privados. Ese es el objetivo de la derecha española. De ahí su actitud perseverante en ponerlo en cuestión.

Los socialistas nos rebelamos ante ello y la reforma de las pensiones es clave para conseguirlo. Será aprobado por el Congreso de los Diputados la realización de un informe de auditoría de la financiación de la Seguridad Social desde 1967 hasta 2019 que demuestre qué ha supuesto el sistema para la vida de la gente y la importancia de su sostenibilidad.

A lo largo de estos más de 40 años hemos construido colectivamente el sistema de protección social. Con la aprobación de este informe de auditoría conseguiremos dar una imagen fiel y fidedigna que lleve a los mayores, pero, sobre todo a los jóvenes, a confiar en su futuro. Por todo ello, este paso confirma la voluntad férrea de este Gobierno de coalición de consolidar nuestro estado del bienestar.

Enlace de origen : OPINIÓN | Un paso más para la certeza de las pensiones, por MERCÉ PEREA