Los servicios secretos de Franco detuvieron a centenares de personas con la invención de un intento de asesinarlo

Más de un centenar de ciudadanos considerados de ideología izquierdista fueron detenidos en Burgos, y de ellos 49 procesados, por su presunta implicación en un complot para asesinar a Francoque investigó el Servicio de Información de la Policía Militar (SIPM) en 1938 y que en realidad no existió.

Es una de las conclusiones del libro “El sumario del miedo. Consejo de Guerra del complot del Cementerio Viejo”, que revela datos hasta ahora inéditos sobre la actuación de los servicios secretos de Franco y la Justicia Militar, gracias a los periodistas y profesores colaboradores de la Universidad de Burgos, Miguel Ángel Moreno y José María Chomón, y de la Universidad de Extremadura, Clara Sanz. 

El expediente al que hacen referencia en su investigación fue incoado por los servicios secretos, en plena Guerra Civil y cuando Burgos era capital de la España sublevada. Acabó en un macroproceso judicial, la causa 9094/38, donde ninguno de los acusados resultó condenado por el pretendido delito de Rebelión Militar, al demostrarse que dicha conspiración nunca existió. 

De las más de cien personas detenidas por la policía militar por su presunta participación en el complot contra el caudillo y el ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer, fueron procesadas cuarenta y nueve. A quince de ellas se les abrió Consejo de Guerra el 26 de marzo de 1941, sin que ninguna resultara condenada por el delito que se les imputó de Auxilio a la Rebelión Militar, recogido en el artículo 240 del Código de Justicia Militar. 

Sin embargo, a pesar de la sentencia absolutoria para quienes fueron juzgados y el sobreseimiento en el caso de los otros treinta y cuatro afectados, todos sufrieron acoso, persecución, años de cárcel y, en muchos casos, fueron sometidos a nuevos Consejos de Guerra acusados por las diferentes variantes del delito de Rebelión Militar -adhesión, auxilio y excitación-.   

Este acontecimiento de la historia burgalesa que ahora sale a la luz ha sido posible gracias a la consulta de los documentos que se conservan en el Archivo Intermedio Militar Noroeste (El Ferrol). El acceso a esta documentación ha permitido responder también a la incógnita sobre si el pretendido atentado contra el caudillo que investigó el SIPM fue real o se trató de una invención.

Como se acabó demostrando, el complot nunca existió, si bien el terremoto judicial que desencadenó tuvo importantes consecuencias para muchos ciudadanos que soportaron acoso, años de privación de libertad, pérdida de empleos y temor por el futuro e incluso por su propia vida. La investigación reúne los datos de la doble represión, policial primero y judicial después, que sufrieron los perdedores de la Guerra Civil. 

El relato parte del estudio de la idiosincrasia de los servicios secretos franquistas, creados a imagen y semejanza de la Gestapo alemana y que durante la contienda tuvieron su cuartel general en la capital burgalesa, así como del expediente policial que realizaron, el denominado Informe Benlo, con indagaciones que llevaron a cabo estos agentes, comandados por el espía austriaco Herbert Heide, para desmantelar la sublevación armada que pretendía atentar contra el caudillo. 

A continuación, en el grueso de esta obra, se recogen los sumarios del proceso judicial y del Consejo de Guerra de esta conspiración; el relato de otros juicios sumarísimos a los que tuvieron que hacer frente algunos de los implicados; y una mirada final sobre cómo subsistieron aquellos vecinos que vieron sus vidas truncadas por el hostigamiento, persecución y pérdida de libertad. 

Para terminar, en forma de anexo, se publica la transcripción del Informe Benlo, que proporciona la posibilidad de adentrarse en las entretelas del Burgos de la retaguardia, donde infinidad de burgaleses que intentaban sobrevivir en una época de penuria, y especialmente los leales a la República y los que ya habían sufrido la represión de la guerra, siguieron bajo sospecha en un asfixiante ambiente lleno de intrigas y delaciones.  

Miguel Ángel Moreno, Clara Sanz y José María Chomón han publicado numerosos libros y artículos en revistas científicas, principalmente en el ámbito de la prensa, la radio, el patrimonio o la fotografía histórica.

Enlace de origen : Los servicios secretos de Franco detuvieron a centenares de personas con la invención de un intento de asesinarlo