Las mujeres perciben que sus parejas (hombres) se han implicado menos que ellas en tareas del hogar y en los cuidados.

La pandemia de coronavirus ha metido a la población en casa y ha procurado una conciliación inédita en la historia de España. Durante meses, vida laboral, estudios y tareas domésticas han compartido el mismo espacio. Sin embargo, la percepción de la corresponsabildad en pareja respecto de las tareas del hogar y de cuidados de los hijos resulta diferente en los padres y en las madres. 

El estudio sobre conciliación, cuidados, malestar personal y con la pareja en la pandemia, realizado por Sociología de la UNED para la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) revela que en las familias donde ambos progenitores trabajan a tiempo completo, el 62% de padres creen que han cuidado de los hijos de manera similar a las madres. Sin embargo, solamente el 37% de las mujeres opinan lo mismo. La mayoría dice que “ellos se han implicado un poco menos”. 

Y en cuanto a las compras, la cocina o la limpieza, la percepción del trabajo realizado por sexos también difiere. Más de la mitad de los hombres (57%) creen que han hecho lo mismo que sus parejas, pero solo lo ven así el 42% de ellas.

Al frente de este estudio está de la profesora Teresa Jurado, experta en conciliación laboral y familiar. Para este análisis, su equipo contó con más de un millar de entrevistas a personas de 25 a 65 años, en una muestra exclusiva de familias biparentales y heterosexuales.

“Podemos asumir que ellos suelen sobrevalorar el esfuerzo que hacen en conciliación y que no tienen la carga mental que las mujeres de planear u organizar las tareas de la casa… por eso yo me fijaría más en lo que dicen ellas”, sostiene Jurado.

El estudio concluye, además, que los padres se concentran más en labores de asistencia a los menores en aspectos lúdicos y educativos que en el resto de cuidados o tareas del hogar. Y que, en parejas en las que los dos trabajan a tiempo completo, que es precisamente donde se espera mayor corresponsabilidad, la percepción de un reparto equitativo solo alcanzó al 40% de estos hogares. 

El informe de la UNED constata que el cuidado de menores en pandemia ha restado a los adultos parte de su tiempo personal y que ha tenido consecuencias negativas, sobre todo para las mujeres, en la salud (principalmente por “agotamiento”) y en la proyección laboral. 

El 17% reconoce más conflictos de pareja

Por otra parte, una de cada cinco personas encuestadas para este estudio reconoce que la pandemia ha aumentado la conflictividad en el seno de la pareja (17%). Los hombres lo relacionan directamente a la “intensificación de la convivencia”, mientras que ellas lo achacan en mayor medida al reparto desigual de las tareas en el hogar.

La experta Teresa Jurado considera que “no puede haber conciliación corresponsable si no se implican los hombres en sus prácticas cotidianas”. Pero, también recuerda que las empresas y el Estado tienen su función en el avance hacia unas relaciones familiares igualitarias en España. 

De ahí que en su informe para la UNAF se proponga un conjunto de nueve medidas para lograr la corresponsabilidad. Entre ellas, destaca la propuesta de una jornada laboral de 30 a 35 horas en cinco días, flexibilidad laboral de teletrabajo (horarios y turnos), una bolsa de horas para cuidados que no reduzca ingresos y visibilizar las masculinidades cuidadoras. “Que los supervisores se cojan permiso, reduzcan sus horas extras para cambiar la cultura del presentismo y que la cultura de la conciliación no sea un asunto solo de las mujeres”, sostiene.

Enlace de origen : Las mujeres perciben que sus parejas (hombres) se han implicado menos que ellas en tareas del hogar y en los cuidados.