Guía completa para pagar con el móvil: qué necesitas para hacerlo, cómo funciona y cuáles son los riegos

Cada vez es más común la escena de ver a alguien ir a la caja en una tienda, un supermercado o un comercio de cualquier tipo y, en lugar de sacar la cartera, pasar con naturalidad el teléfono por el TPV (terminal en punto de venta). ¿Qué magia hace esto posible?

Usar el smartphone como una tarjeta física se ha extendido entre la población y la tecnología que nos permite lograrlo no es otra que el NFC, término que significa ‘Near Field Communication’ -lo que traducido sería algo así como ‘comunicación de campo cercano’-, una tecnología inalámbrica de alta frecuencia que hace que tu móvil o wearable -relojes o pulsera inteligentes- y el TPV se puedan comunicar.

Dependiendo del dispositivo deberás usar una u otra solución, pero básicamente todas funcionan de la misma manera y tienen un mismo objetivo: ser sustituto de la tarjeta de débito o de crédito. Actualmente, disponemos de Apple Pay para iPhone, Samsung Pay para los de la marca surcoreana y Google Pay para Android en general.

De forma muy resumida, para poder activar tu tarjeta en tu smartphone u otro dispositivo solo necesitarás que el aparato en cuestión lleve incorporado un chip con NFC y que tu entidad bancaria se encuentre en la lista de instituciones compatibles, lo cual es lo más probable a no ser que tengas tus ahorros en una cuenta de un banco kazajo. Pero por si quieres asegurarte te dejo el listado para Apple Pay, para Google Pay y para Samsung Pay.

El estallido de la crisis sanitaria ha fomentado una mayor adopción de esta forma de pago

Esta forma de pagar ha crecido de una manera sin precedentes desde hace un par de años. Concretamente, según los últimos datos de Mastercard, el 18% de las transacciones presenciales se realiza con dispositivos móviles o wearables y el número de nuevas tarjetas activas en estos dispositivos ha crecido en 2021 más de un 30% con respecto a 2020.

Es evidente que la crisis sanitaria ha acelerado el uso de esta tecnología y “algo que quizá habría ocurrido en unos dos años” se ha producido de forma más rápida, apunta Susana Rubio, directora de Pagos Digitales e Innovación de Mastercard Iberia.

Este cambio en los métodos de compra no ha sido una tendencia motivada unilateralmente por la población: las autoridades sanitarias aconsejaron el uso de los pagos electrónicos frente al efectivo y, más específicamente, con tecnología contactless, para evitar el riesgo de propagación del virus. “Esto propició que más gente acabara adoptando esta forma de pago con el móvil”, esta portavoz de Mastercard Iberia.

En primavera del año pasado, en plena explosión de la crisis sanitaria, esta misma entidad bancaria lanzó un estudio que apuntala que, ya sea con el móvil o con cualquier otro método, el pago contactless es el favorito de dos tercios (66%) de la población española. Tanto es así que casi ocho de cada diez españoles (75%) afirmó que incluso cuando esta situación termine continuarán usando la tecnología sin contacto, principalmente por dos motivos: su facilidad e higiene.

Por su parte, desde el Banco Santander indican que han observado que “ha disminuido la frecuencia de retiradas de efectivo en el cajero por los clientes”. “Ciertamente, hemos notado un mayor uso de tarjeta, reflejado también en un crecimiento exponencial del pago con el móvil”, confirman.

“El parque de tarjetas sigue creciendo consistentemente, a la vez que se reduce el importe medio y crece el número de operaciones, lo que supone que parte de las pequeñas transacciones diarias típicamente realizadas con efectivo se están desplazando hacia el pago con tarjeta. A su vez, el pago móvil ha crecido exponencialmente y los clientes que lo usan incrementan mes a mes el número de operaciones efectuadas de forma mensual”, declaran desde este banco.

¿Tiene ventajas pagar con el móvil frente al pago ‘clásico’ con tarjeta física?

En el contexto actual, tal y como señala desde Mastercard Susana Rubio, “tanto el pago con tarjeta física como con el móvil tienen una ventaja esencial y es que ayudan a mantener la distancia recomendada y son más higiénicos, reduciendo el contacto en el punto de venta”.

No obstante, pagar con el móvil “es incluso más cómodo, dado que te permite no tener que llevar la cartera encima, mientras que rara es la ocasión que no llevamos el teléfono móvil con nosotros”, reconoce.

Finalmente, y más importante aún que la comodidad, llevar la tarjeta bancaria activada en el móvil es un método todavía más seguro que usar una tarjeta física, ya que en el primer caso la tarjeta nunca sale de la mano de su dueño, lo que reduce el riesgo de pérdida o falsificación, y cada compra se encripta de forma única. “También está protegida contra el pago doble, incluso si el usuario toca accidentalmente el TPV dos veces”, asegura la directora de Pagos Digitales e Innovación de Mastercard Iberia.

¿Pagar con el móvil es más, menos o igual de seguro que usar una tarjeta física?

Como decimos, y según nos trasladan desde Mastercard, realizar un pago con tu tarjeta con el teléfono móvil, a día de hoy, es incluso más seguro que usar una tarjeta física. En gran parte, esto se debe a la entrada en vigor de la PSD2 en enero de este año, que incrementó la seguridad de todas las transacciones electrónicas, obligando a identificarnos de una forma más robusta para efectuar pagos físicos y compras online.

“Gracias a esto, se introdujo la autenticación reforzada que utiliza dos factores diferentes de identificación. Lo que pretende el sistema de autenticación con dos factores es que estemos seguros de que es el propietario de la tarjeta el usuario que realiza la transacción. Como bien indica la norma PSD2, pueden ser dos de tres grupos posibles, que pueden ser o bien algo que yo tengo (un factor de posesión, como mi tarjeta física o smartphone), algo que yo sé (un factor de conocimiento, como el PIN) o algo que yo soy, que sería un factor biométrico que me puede identificar de forma unívoca a mí como titular”, explica Susana Rubio.

En definitiva, los pagos con la tarjeta activada en el smartphone son “igual o más seguros” que pagar con tarjeta física, dado que “en la mayoría de las ocasiones autentican con doble factor incluso las compras por debajo del límite contactless (50€)”.

Sin embargo, ese mensaje de seguridad es posible que no haya llegado a toda la población, y algunos sectores todavía ven con cierto reparo el usar este método de pago.

La estafa con el TPV en el metro, ¿bulo o realidad?

Uno de los rumores que más ha corrido por las redes sociales y por el boca a boca es que cualquiera con un datáfono puede robarte dinero si lo pasa cerca de tu móvil cuando llevas la tarjeta activada, ¿es esto verdad?

Esto es algo que llevamos mucho tiempo desmintiendo dado que es un bulo que, desgraciadamente, se ha extendido fácilmente”, lamenta la directora de Pagos Digitales e Innovación de Mastercard Iberia.

Para entender por qué es imposible que alguien con un TPV te robe dinero en el metro solo con pasarlo cerca de tu móvil primero hay que ser consciente de cómo funciona el proceso de pago con tarjeta y, por tanto, conocer bien todas las etapas de una transacción digital.

Estos bulos parten de algo que es cierto: que determinados importes no requieren de una autenticación o no la requieren por lo menos durante un número consecutivo de transacciones, “pero el resto del bulo no tiene sentido”, afirma Susana Rubio de Mastercard.

Recordamos que la norma PSD2 dicta que a partir de hasta un máximo de 150 euros o 5 transacciones consecutivas sin autenticar tu emisor debe solicitarte introducir el PIN. Es por este motivo por el que, de vez en cuando, te encuentras con que se te pide autenticación en una transacción contactless que hasta ahora hacías sin PIN.

“Los clientes nos preguntan por las compras de bajo importe, inferiores a 50€, donde no es necesaria la introducción del PIN, pero para su tranquilidad les explicamos que una vez se alcanzan un número máximo de operaciones o un importe determinado, es necesario que se introduzca el PIN de nuevo, aunque sea para realizar una operación de 1 euro”, comentan desde el Banco Santander.

Además, volvemos a insistir en que para que se realice el pago con la tarjeta desde el móvil, como exponen desde esta entidad bancaria, “es necesaria la activación de la tarjeta (para permitir el pago) a través de la autenticación biométrica (a través de la huella en la mayoría de dispositivos o reconocimiento facial) o con la introducción de una clave, pero en ningún caso se activa sola la tarjeta”. Asimismo la activación tiene una duración por un tiempo limitado.

Otro punto a tener muy en cuenta sobre este bulo es un asunto ya no tanto de software, sino de hardware. “Debemos entender qué es un datáfono y quién te puede proporcionar uno. El datáfono es el aparato lector para poder interactuar entre tu tarjeta y las entidades bancarias. Pero no es un dispositivo que tú puedas comprar en Internet libremente y activar, porque requiere de la parte de criptografía de los bancos. Puedes adquirirlo, pero te va a venir vacío, sin ningún tipo de criptografía y, por lo tanto, sin la posibilidad de leer tarjetas y realizar pagos”, subraya la portavoz de Mastercard.

Para que una entidad financiera proporcione un datáfono hay que constituirse como empresa y presentar todos los papeles para poder aceptar pagos con tarjetas. Es decir, tienes que llevar no solo tu DNI, sino también las escrituras de formación de la empresa que han tenido que presentarse ante un notario en el Registro Mercantil. 

“Si alguien se dedicara a ir por el metro o por la calle robando dinero quedaría rastro de absolutamente todo lo que está ocurriendo, porque ese datáfono va asociado a una empresa con un titular y un responsable. Sería como robar dejando mi tarjeta de visita”, concluye Susana Rubio.

La directora de Pagos Digitales e Innovación de Mastercard Iberia recuerda que tampoco tendría sentido robar el aparato en una tienda o a un taxista, ya que lo que estaría haciendo el ladrón sería dar el dinero a la cuenta del titular, es decir, el dueño de la tienda o el conductor del taxi, haciéndole así ‘un favor’, porque los ingresos serían para esta persona y no para quien comete el robo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Enlace de origen : Guía completa para pagar con el móvil: qué necesitas para hacerlo, cómo funciona y cuáles son los riegos