Gina Lollobrigida, a lo Britney Spears: enfrentada a su único hijo por su tutela

En el principal canal de televisión pública italiana, la Rai 1. Ahí, en su programa Domenica in, la actriz Gina Lollobrigida ha hablado sobre el infierno que está viviendo a sus 94 años. Vestida, como siempre, con un imponente y muy elegante vestido (de color azul claro), se deshizo en lágrimas y comentó una situación que recuerda bastante a lo que ha sucedido con Britney Spears estos años, si bien en lugar de ser su padre, es su hijo quien, asegura, le está controlando su vida y contra quien mantiene una batalla legal.

La protagonista de La mujer más guapa del mundo se defendió públicamente. “No me merezco ser humillada así”, aseguró sobre la tutela sobre sus finanzas que le asignó un tribunal italiano a petición de su único hijo, Milko Skofic Junior, y por la cual no puede tomar ninguna decisión sobre su propio patrimonio, como explican desde Vanitatis.

Para La Lollo, como es conocida, su hijo es “lo más humillante para mí y lo que más dolor me produce”. “Él está en mi contra porque quiero hacer lo que me dé la gana con mi vida. Pero todas mis propiedades han sido confiscadas. Un trato innoble. No quiero verlo más. Me siento humillada. No me lo merezco. Están furiosos contra mí”, ha declarado la intérprete de Pan, amor y fantasía.

En la charla con la popular presentadora transalpina Mara Venier, que acabó arrodillada delante de la diva, Gina Lollibrigida repasó, amén de otros momentos puntales de su vida, el caso en cuestión, que comenzó en 2014, cuando la actriz estaba siempre acompañada de un apuesto joven de 23 años, Andrea Piazzolla.

Debido a la omnipresencia de este asistente, su hijo único, molesto, acudió a la justicia italiana para que confirmaran que su madre ya no estaba en facultades para poder administrar sola su fortuna, alrededor de 36 millones de euros. Y esta le dio la razón, cuando Gina tenía 87 años.

En la entrevista, Gina solo tuvo buenas palabras para Andrea, quien ahora enfrenta un juicio por dilapidar su fortuna: “Nunca se ha equivocado. Es una buena persona y que me ayudara le ha acabado metiendo en un lío terrible. Mi vida es mía y yo decido qué hacer con ella. Darle regalos a Andrea y a su familia es algo que me ha de preocupar solo a mí y a nadie más”.

Gina Lollobrigida, que tras el cine se dedicó a otras artes como la escultura o la fotografía, explicó que, tal y como ve ella las cosas, se siente víctima de un complot orquestado tanto por su hijo como por uno de sus sobrinos, Dimitri. Su nuevo abogado, quien fuera uno de los más reputados fiscales antimafia de Italia, Antonio Ingroia, intervino en el programa: “Solo hay un objetivo y ese no es el bienestar de Gina Lollobrigida, sino su fortuna. [Ella merece] Más respeto por parte de todos los italianos, pero, antes que nadie, de las instituciones”.

La Lollo, que también habló incluso de su fracasado matrimonio con el español Javier Rigau, al que calificó de “loco” tras una polémica boda en Barcelona y al que demandó por estafa y falsedad documental (fue absuelto), terminó diciendo una frase que suenan a despedida: “Tengo derecho a vivir en paz, pero también a morir en paz”.

Enlace de origen : Gina Lollobrigida, a lo Britney Spears: enfrentada a su único hijo por su tutela