En medio de esta ola de frío polar y nieve… ¿podemos volver a vivir una situación como la que dejó Filomena?

Esta semana se van a producir nevadas en muchos puntos de la Península y es inevitable pensar si volverá a repetirse un escenario como el que produjo Filomena en enero del año pasado en muchos puntos de España. Según los expertos, Filomena fue algo “totalmente raro y excepcional” y parece casi imposible que se vuelva a repetir en un futuro cercano.

“Es como si lanzas un dado con sesenta caras. Un año vale, dos ya es casi imposible”, cuenta a 20minutos Francisco Martín, experto de Meteored. El periodo de retorno (la frecuencia con la que se repite un evento) de fenómenos como Filomena es de 60 a 100 años, “siempre existe la posibilidad de que suceda, pero es remota porque se tienen que dar factores muy concretos”, señala Martín.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha anunciado que este miércoles mantienen el aviso amarillo por lluvias o por nevadas con espesores entre los 5 y 15 centímetros en 24 horas. De momento, parece que esta temprana irrupción de aire frío de origen polar no va a provocar escenarios como los vividos en enero del año pasado: colapsos en las carreteras, suspensión de clases en centros educativos o el derrumbamiento de árboles.

Ingredientes necesarios para que se produzca otro Filomena

“Una DANA es una depresión aislada en niveles altos, es decir, un embolsamiento de aire frío en las capas altas de la atmósfera. Es lo que estamos viviendo ahora”, explica Martín. Que se produzca una DANA no es suficiente para generar un fenómeno como Filomena, se necesita la confluencia de otros factores que generen la configuración atmosférica propicia para este tipo de precipitaciones.

“La propia borrasca Filomena era el primer ingrediente. Se trataba de una masa de aire muy cálida y húmeda que llegó a la Península desde el Atlántico pasando por las Canarias donde cogió más humedad todavía“, cuenta el experto.

Una vez aquí, la masa de aire se encontró con el segundo ingrediente, otra masa de aire frío. “Si Filomena hubiese llegado en otra época del año no hubiese pasado nada, pero aquí se encontró con una masa de aire frío”, sigue Martín.

El tercer ingrediente fue una vaguada, una masa de aire frío a 5.000 metros de altura que entró por el noroeste peninsular, “podía haber sido también una DANA”, aclara el meteorólogo. 

Para terminar, también se unió una masa de aire muy húmedo de origen mediterráneo que “inyectó todavía más humedad”, provocando las precipitaciones que colapsaron muchas ciudades españolas. Es decir, la combinación de aire caliente y frío más toda la humedad añadida fue la desencadenante, “es una suma de ingredientes muy rara”.

¿Estamos preparados para una situación similar?

“Filomena fue muy importante porque afectó a muchas personas y se produjo en zonas muy pobladas como Madrid y Zaragoza. No hubiese tenido tanta importancia si se hubiese producido en mitad del Atlántico o en zonas en las que están más acostumbrados a estos fenómenos”, dice Martín.

Según el experto, el año pasado se demostró que situaciones de este tipo se pueden prever: “Las autoridades estaban avisadas. Es lógico que no tuviésemos máquinas quitanieves o herramientas para atajar una situación que se repite cada 100 años, pero podían haber creado un plan de actuación porque estaban alertadas”.

“La gente de las zonas montañosas de Suiza sabe cómo actuar porque las nevadas son algo habitual. Las máquinas quitanieves pasan cada mañana, la gente sale a quitar la nieve de la puerta de sus casas, saben qué protocolo tienen que seguir”, explica Martín.

Por su parte, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha activado un dispositivo de 991 máquinas quitanieves y 173.195 toneladas de fundentes para hacer frente a las nevadas de esta semana en Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y Madrid. Además, ha pedido precaución a las personas que vayan a salir a la carretera y recomienda consultar con antelación el estado del pavimento.

Enlace de origen : En medio de esta ola de frío polar y nieve... ¿podemos volver a vivir una situación como la que dejó Filomena?