Ribera carga contra las eléctricas por repercutir su hachazo a la industria: «No está justificado»

La vicepresidenta responde ante las advertencias de grupos como Iberdrola o Endesa de que subirán el precio a sus grandes clientes y Yolanda Díaz carga contra el sector: «Sus beneficios son groseros»

El Gobierno ha reaccionado de forma contundente contra las cartas y llamadas que han comenzado a realizar eléctricas como Iberdrola o Endesa para avisar a sus grandes clientes de que tendrán que repercutirles el impacto del hachazo regulatorio aprobado sobre los ingresos de sus nucleares e hidroeléctricas.

La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, considera que estas advertencias «no están justificadas» y ha señalado su preocupación ante el posible incremento de la factura de la gran industria por el efecto que tendría sobre la recuperación de la economía. «Es probable que la revisión de tarifa la tuvieran planteada incluso antes de la adopción de estas medidas», ha señalado durante su comparecencia en la sesión de control al Gobierno en el Congreso. Las eléctricas niegan la mayor y, en la carta adelantada por EL MUNDO, vinculan el sobrecoste con el impacto del Real Decreto-Ley que incluye las medidas.

«Queremos entender qué es lo que están haciendo y por qué, porque pensamos que no está justificado este anuncio. Y si hay algún tipo de problema, no puede ser algo que perjudique a los industriales, ni a los consumidores domésticos, ni evidentemente a los trabajadores», ha aseverado. Iberdrola comenzó la pasada semana a llamar a sus grandes clientes para informales de la necesidad de renegociar al alza sus contratos. Un día después, Endesa -la otra gran eléctrica afectada por el recorte- reconocía que se planteaba una situación similar para evitar el quebranto en el que el cambio regulatorio deja a gran parte de sus instalaciones.

Ribera ha justificado sus medidas e incluso ha apuntado a los beneficios que según sus cuentas están obteniendo las grandes eléctricas por el efecto alcista que tiene el gas sobre el precio de la electricidad. La vicepresidenta alega que algunas instalaciones no tienen que hacer frente a este coste y, sin embargo, están cobrando más al tratarse de un mercado marginalista en el que todos los megavatios hora producidos se retribuyen al mismo precio, sea cual sea su origen. Las empresas responden que la energía de esas centrales ya está vendida a un precio fijo muy inferior al que marca el mercado, por lo cual el recorte de ingresos las aboca a pérdidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *