Las empresas de alimentación aprovechan el crecimiento sin precedentes del sector y confían en los pagos online como elemento diferenciador – bajalink.com.mx

Las compras online de alimentos y los pedidos de comida a domicilio han experimentado un crecimiento exponencial en el último año. Ofrecer los métodos de pago digitales adecuados es clave para vender más y satisfacer las demandas de los consumidores.

En marzo del año pasado el confinamiento obligó a la mayoría de los españoles a realizar sus compras habituales de comida a través de Internet. Entonces fue una medida de supervivencia, pero ahora se ha convertido en una auténtica alternativa de conveniencia. Los consumidores ya no están dispuestos a perder su tiempo acudiendo a establecimientos físicos cuando pueden hacerlo en cualquier momento y con la máxima comodidad desde su teléfono o cualquier otro dispositivo. Algunos usuarios ya compraban online y ahora lo hacen con mayor frecuencia, pero muchos otros descubrieron por primera vez las ventajas del comercio electrónico.

Los datos reflejan que en el último año y medio se ha producido un punto de inflexión histórico en las tendencias generales de compra. El comercio electrónico movió 51.600 millones de euros en España en 2020, una cifra récord que evidencia un incremento del 5,8% respecto al año anterior, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Según datos de la misma comisión, la caída de las ventas online de las actividades asociadas al turismo – que sufrieron un descenso de más del 57% en su facturación respecto a 2019 – fue más que compensada por el fuerte crecimiento de hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación, que duplicaron su facturación respecto a 2019.

Esta tendencia de consumo ha tardado en llegar al sector de la alimentación en nuestro país, pero ya es un hecho que los españoles han interiorizado el hábito de comprar comida y bebida online. En comparación con 2019, el volumen de ventas online de alimentos creció un 61,5% el año pasado, como recoge el «Informe del consumo alimentario en España 2020», elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Fue el canal que registró la variación más alta y se ha consolidado como una alternativa al alza.

En especial, muchos consumidores se han aficionado a pedir comida a domicilio, aprovechando que las compañías del sector han reforzado su oferta de ‘delivery’. La suma de pedidos online y por teléfono en España ascendió a alrededor de 1.800 millones de euros en 2020, según apunta el informe «El envío a domicilio en 2020» llevado a cabo por HIP, la principal feria sectorial de la hostelería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *